Páginas

jueves, 19 de julio de 2012

COCINAR Y BLOGUEAR VAN A LA PAR

Existen muchos paralelismos entre ser blogger y ser cocinero. 

¡Despierta tus papilas gustativas amigo bloguero!:

  1. Hace falta un plan antes de empezar: Cuántas personas vienen a comer, qué platos combinar para componer el menú. Si sabes quiénes son tus invitados, además puedes personalizar tu oferta para agradar y/o sorprenderlos.
  2. Es más fácil con una receta probada: Está claro que para lograr el éxito es importante seguir los pasos de la receta uno tras otro, respetar las proporciones de cada ingrediente, y comprar los productos recomendados y no otros. Ahora bien, quién te da la receta es igual de importante que lo que contiene. Fíate mejor de la gente que tiene un éxito demostrable.
  3. Hace falta disponer de las herramientas correctas: Un gran cocinero sabe que hace falta comprar los mejores productos, que es mejor guisar con gas porque controlas mejor la cocción, y también disponer de sartenes, cuchillos y demás utensilios de primera, porque te permiten trabajar mejor y más rápido, reduciendo tu probabilidad de fracaso al mínimo. A nadie le gusta quemar el plato que lleva 3 horas preparando, ya que una vez que está quemado, es difícil poder reparar el daño hecho.
  4. El Saber Hacer es decisivo: Un cocinero debe practicar técnicas nuevas y formarse con los mejores si quiere poder llevar a cabo recetas cada vez más espectaculares para el paladar de sus invitados. También es normal y bien visto, entrenarse antes de estrenarse. Práctica una receta varias veces con algunos amigos antes de lanzarla a la vista de todos.
  5. La personalidad (= Pasión + Emoción) del cocinero son las especies de la receta: Hace falta una buena dosis de confianza en sí mismo para poder desviarse de la receta original y aportar esa pequeña cosita que lo cambia todo. Pero lo que busca la gente no son copias, sino probar tus creaciones.
  6. No se desperdicia nada: Es clave la capacidad de reutilizar los restos de comida para darles una nueva salida, el día después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada